Cuidados básicos para tu bici

 

La bicicleta es un medio de transporte cómodo, eficiente y sostenible que te permite circular por la ciudad, así como llegar a muchos destinos de aventura. Como cualquier máquina, necesita ciertos cuidados para que funcione de manera segura y confiable. No es necesario que la lleves al taller frecuentemente, hay problemas menores que se pueden prevenir. Una revisión rápida y constante la tendrá en óptimas condiciones, así como un mantenimiento básico una o dos veces por mes. Acá te contamos cómo hacerlo.

 

Limpieza. Mantenla limpia siempre, usa un trapo húmedo para lavarla después de usarla. Es importante eliminar los restos de polvo y suciedad en la bicicleta, ya que estos aceleran el deterioro de ciertas partes. Se puede usar también agua, no a presión, pero debe secarse inmediatamente después. No uses jabón, porque tiende a ser corrosivo.

 

Humedad. Tener la bici seca es la primera regla. La humedad causa oxidación, corrosión y descomposición, así que guárdala bajo techo; si se moja, asegúrate de secarla bien.

 

Lubricación. Si usas tu bicicleta de manera constante, debes lubricar semanalmente los pedales y las cadenas. Se debe utilizar aceite especial para bicicletas a fin de evitar el roce entre las partes. Nunca se debe aplicar aceite en las pastillas de freno, ni en los pedales.

 

Neumáticos. Asegúrate de que estén inflados adecuadamente antes de montarla. Al igual que en cualquier otro vehículo, las ruedas son la parte más importante, pues determinan la seguridad. Si no tienen la presión correcta, se gastarán más rápido y podrán tener daños inesperados. Debes usar un medidor de presión, para revisar frecuentemente el nivel de inflado. La presión recomendada aparece impresa en el costado de los neumáticos, indicada en PSI o libras por pulgada cuadrada.

 

Piezas y otros cambios. Cada cierto tiempo debe realizarse el cambio de algunas piezas como la cadena, los piñones o los platos, ya que se desgastan por el uso. Te recomendamos que para ello acudas a profesionales que conozcan bien su estructura y funcionamiento.

 

Revisiones importantes y prácticas:

  • Comienza por poner la bici boca abajo, apoyada con el sillín y manillar en el suelo.
  • Cadena. Comprueba que todos los eslabones estén bien, moviendo los pedales lentamente y fijándote que no haya irregularidades.
  • Llantas. Comprueba si tienen suficiente aire y revisa que estén centradas, hazlas girar y ponte frente a ellas, así verás si lo hacen de manera correcta.
  • Frenos. Para revisarlos frena y observa que la maneta no llegue hasta el puño del manillar, esto indicará que hay poca tensión en el cable.

 

Otros consejos:

  • Al volver de tu recorrido, elimina cualquier objeto extraño que se haya incrustado en las llantas o pedales.
  • Revisa que las luces o reflectores funcionen adecuadamente.
  • Cada 200 km o después de haber pasado por agua o lodo, engrasa los frenos y sistemas de cambio, revisa y ajusta el manillar, tija del sillín, los tornillos de platos, las bielas.
  • Cada 1,000 km o una vez al año hay que hacer un mantenimiento más a fondo.

 

Con estos simples cuidados podrás mantener tu bici como el primer día. ¡Hazlo y disfruta del viaje!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s