Carpooling o el viaje en carro compartido

La idea de un conductor solitario conduciendo rodeado de lugares vacíos en su auto, no es práctica ni mucho menos sostenible. Muchos han reflexionado sobre eso y han cambiado su manera de viajar por una solución más económica y amigable con el ambiente: el carpooling, o vehículo compartido.

Si estás leyendo esto, es posible que seas un carpooler o que al menos consideres serlo. En ese caso, ¡te acompañaremos en la ruta para que llegues a ser uno!

1 vehículo x 1 persona

Tener un carro, aunque representa libertad y comodidad, es también un gasto para usarlo y mantenerlo, además nos hace enfrentar problemas de parqueo y congestionamiento vehicular.

También hay que saber que el transporte es el sector que más energía consume, además, esta proviene esencialmente de fuentes no renovables y contamina el entorno. Compartir los trayectos para ir a trabajar o estudiar constituye uno de los medios más prácticos para racionalizar el uso del vehículo.

Beneficios de los viajes compartidos

  • El más obvio es el ahorro económico. El gasto de gasolina se divide entre los ocupantes del vehículo. Un conductor solo en su auto puede ahorrar hasta un 75% en combustible llevando tres personas. Además, al turnarse los carros entre los pasajeros, cada uno ahorra en mantenimiento y depreciación de su auto.
  • Ayuda al medioambiente. El carpooling reduce el número de carros totales por ciudad, lo que disminuye la huella de carbono. Esta práctica impacta también en el ahorro energético global, al reducir eventualmente la demanda del combustible.
  • Reduce problemas de parqueo. Muchas ciudades cuentan con un número muy limitado o sistemas ineficientes de parqueos. Al reducirse el número de autos en la ciudad, los parqueos tendrán más disponibilidad.
  • Menos estrés para todos. La reducción de autos en las calles, disminuye la contaminación atmosférica, visual y auditiva, así como los embotellamientos, todas causas del estrés para los automovilistas y peatones.
  • Un viaje más cómodo, mucho más que viajar en transporte público. Implica además para los usuarios que no conducen, viajar como pasajero y desligarse de la tensión de conducir y de la molestia de buscar estacionamiento.
  • Mejora la calidad de viaje. Conducir acompañado y conversando son aspectos que hacen agradable el recorrido y alejan el estrés. Además, permite relacionarse con miembros de una misma comunidad, creando un espíritu colaborativo y lazos de amistad.

Reglas claras

Si ya estás convencido del carpooling, considera que supone un cambio de cultura y de la forma de usar el vehículo particular para transportarse todos los días. Para que funcione, deben establecerse reglas claras.

  • Los gastos del viaje serán divididos en partes iguales entre todos los ocupantes del vehículo (pasajeros y conductores).
  • Cumplir los horarios establecidos.
  • El conductor tiene que manejar correctamente, cumplir con las normas de seguridad y tráfico.
  • Relajarse y disfrutar del recorrido

El carpooling o compartir vehículo contribuye a un mejor mundo. Si todos decidieran hacerlo al menos una vez por semana, pronto veríamos cambios evidentes. ¡Muchos cambios grandes pueden empezar por nosotros mismos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s