Haz un compost con tu familia o amigos

El compost es uno de los mejores abonos orgánicos que podemos usar para fertilizar nuestros huertos o jardines por sus propiedades que mejoran el suelo; además es muy fácil de hacer.

Con esta técnica elaboraremos un producto descomponiendo diversos residuos orgánicos, igual que lo hace la naturaleza, pero en cantidades mayores y de forma más rápida. Nuestro trabajo consiste en reunir los elementos necesarios para que los insectos y microorganismos fermenten el futuro compost.

El compostaje actúa como fertilizante para que los cultivos obtengan más y mejores sustancias nutritivas. Algunos de los beneficios adicionales son:

  1. Colabora con el cuidado del medioambiente.
  2. Aumenta la biodiversidad del suelo.
  3. Aporta microorganismos beneficiosos.
  4. Aumenta la capacidad de retención de agua y nutrientes.
  5. Evita la erosión.

Materiales para elaborar el compost

  • Residuos ricos en nitrógeno o verdes: son la materia húmeda del compost. Estos se descomponen rápidamente y suelen generar mal olor. Entre ellos: tallos, hojas, restos de fruta o verdura, césped cortado, sobrantes de café molido, entre otros.
  • Residuos ricos en carbono o marrones: están secos, por lo que su descomposición es más lenta. No generan mal olor y deben humedecerse antes de incorporarlos al compost. Algunos de estos residuos son: paja, heno, aserrín, ramas, hojas secas, papel, cartón triturado, cáscaras de huevo o de frutos secos.
  • Nunca utilices restos cerámicos, cristal, plástico, papel aluminio, envases, corchos, madera tratada, plantas enfermas, restos de carne, huesos o alimentos grasos.

Elaboración

En una caja de madera o de plástico coloca tierra y después los residuos; empieza por los verdes y luego los marrones. Puedes agregar papel periódico para evitar los derrames de líquidos.

Es recomendable que por cada porción de material verde agregues tres porciones de material marrón para mantener la relación correcta entre húmedo y seco (nitrógeno y carbono).

Coloca la caja en un lugar con suficiente espacio y ventilación, como el patio o jardín. Este proceso necesita oxígeno, por lo que es fundamental que revuelvas el contenido de la caja cada dos o tres días.

Tu compost estará listo cuando esté seco y granulado, y lo puedas cernir con ayuda de una malla o colador.

¡Ahora sí, es momento de abonar la tierra y darle más nutrientes a las plantas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s